El estado eterno

EL REMANENTE DE APOCALIPSIS

Pablo dice claramente en Romanos 11:25 que el endurecimiento de Israel es un endurecimiento temporal. Por cuanto esa nación está ahora endurecida. Dios no puede tener un remanente. En Romanos 11:26, 27 se declara:

 Y luego todo Israel será salvo, como está escrito.

Vendrá de Sion el libertador, que apartará de Jacob la impiedad.

Y este será mi pacto con ellos, cuando yo quite sus pecados.

Pablo declaro previamente en (Romanos 9:6) que Dios no está contando con toda la nación de Abraham (Israel), sino que las promesas son para aquellos que están en fe (Romanos 9:7).

 De esta manera entendemos que “todo Israel” en Romanos 11:26 se refiere a este  remanente creyente, los judíos creyentes, en la segunda venida de Cristo son los mismos de Dn. 7:21, 22 y estos creyentes santos son los mismos de Apocalipsis 12:17 y 13:10 y estos son los mismos de Mateo 24:16-22 y estos creyentes son los de Ezequiel 37:8-14.

Y de esta manera “Todo será salvo” (es decir todo el Israel creyente Mateo 25:10, 23; 24 Lucas 12:35-37; 21:36). Entonces se cumplirá lo que dijo el señor en Mateo 25:34 “Venid benditos de mi Padre, heredad el reino preparados para vosotros desde la fundición del mundo”

El Israel incrédulo no entrara en el milenio, sino que será echado fuera, allí será el lloro y el crujir de dientes (Mateo 24:48-51: 25:11-13 Mateo 25:30; Lc. 13:28; Mateo 24:12, 24; Ezequiel 20:38).

El derramamiento de la ira de Dios tiene el propósito de llevar a los hombres al arrepentimiento (Apocalipsis 16:9-10), aunque la mayoría no se arrepentirá, algunos volverán a Jehová mediante estas señales.

Se podría concluir diciendo, pues que la nación, no estará salva al principio de la tribulación, (los primeros tres años y medio) recibirá una multitud de testigos de varias clases para que los individuos experimenten la salvación  durante el periodo y la nación sea salva finalmente en la segunda venida (Romanos 11:26-27), el hecho de que los hermanos mencionados en Apocalipsis 12:10-11, venzan por medio de la sangre del cordero y de la palabra del testimonio de ellos, indica que muchos serán salvos durante el periodo de la tribulación.