Los dos testigos

LOS DOS TESTIGOS

Una consideración importante relacionada con la posición de Israel en la gran tribulación se indica en Apocalipsis 11:3-12, donde se describe el ministerio de los dos testigos.

He aquí Dios envía dos testigos misteriosos, sobre los cuales nadie sabe exactamente  quienes son y de dónde han aparecido. La insinuación  de que ellos están “EN PIE DELANTE DE DIOS”, autoriza a pensar que ellos vinieron del cielo (Apocalipsis 11:4). Pero ellos aparecieron  en una imagen extrañamente humilde, sin duda para no dar una impresión impositiva, sino para aquellos que oigan su testimonio, puedan voluntariamente aceptarlo o rechazarlo.

¿Quiénes son ellos? Hay varias explicaciones y suposiciones. Unos dicen que estos no son personas, sino ideas, o sea que son el Antiguo y Nuevo Testamento.

Pero analizando bien se nota que serán realmente personas y no ideas.

Esto resulta claro en los siguientes hechos:

  1. a)Ellos serán “vestido de cilicio” (Apocalipsis 11:3). A las ideas o en general a las oposiciones o enseñanzas no es necesario vestir humildes un en delicados vestidos.
  2. b)Ellos estarán profetizando por espacio de 1260 días, muy corto tiempo; mientras tanto el Antiguo y Nuevo Testamento obran ya por miles de años.
  3. c)Ellos castigaran a los hombres y deseo y voluntad pueden manifestar lo únicamente los seres vivos (Apocalipsis 11:6).
  4. d)Por último, los matarán y tras ellos quedarán cadáveres en la calle, los cuales permanecerán allí hasta tres días y medio, luego ellos resucitaran  a las vistas de los hombres y ascenderán al cielo (Apocalipsis 11:7-12).

Todos estos hechos pueden cumplirse únicamente en los hombres y no en las ideas.

Por eso no cabe duda alguna de que éstos serán persona y no el Antiguo y Nuevo Testamento. La mayoría de los teólogos están de acuerdo en el sentido de que serán “personas”, pero la opinión se divide en cuanto a quienes serán ellos.