La bestia

LA MARCA  HACIA EL ARMAGEDÓN

La marcha hacia el armagedón

GUERRA (heb. La-jám = consumir, devorar, polemos Gr Campaña, batalla combate, pela) Trench, Thayer y Vincen.

La cantidad de muertos en la segunda guerra mundial era una evidencia espantosa del capricho  del hombre.

16.933.000 soldados murieron en combate

+ 34.305.000 civiles perecieron

51.238.000 muertos.

Pereció en la guerra u número doble de civiles, padres, niños y ancianos que soldados en el campo de batalla. Mientras que los muertos pagaron con sus vidas los vivos debían pagar en dólares.

La segunda guerra mundial costó 341.000.000.000 de dólares.

La guerra duró 1.364 días, los Estados Unidos pagó 250.000.000 de dólares diarios. Si uno encontrará cómo pagar esta cifra a razón de 1.000 dólares por día. Se necesitarán casi 1.000.000 de años para pagarla.

¿Cuál  es la condición del hombre? El costo de la guerra no había concluido, sino que seguirla. Las naciones están atrapadas en un gasto militar sin sentido.

En el transcurso de un solo año, las naciones pequeñas, y víctimas de la pobreza, que no podían ni alimentar a sus pueblos, han comprado armas bélicas como para una tercera guerra mundial.

7.462 aviones de combate, 141.146 camiones blindados, 11.888 tanques medianos, 5000 tanques ligeros 2.083.870 rifles carabinas, 30.878 cohetes, 76.522 ametralladoras y 193 helicópteros 34 submarinos.

¿Cómo podía estas naciones pequeñas continuar un desembolso tan tremendo? (esta compra fue en un solo año). Esta lista de compras de equipo militar representa una cifra financiera mayor que todo el oro minado en el mundo desde el comienzo del siglo XV hasta el siglo XX…

Un vocero de las naciones unidas que durante la última década había estudiado los costos crecientes de las inversiones militares, predijo que no estaba lejos el día en que el mundo gastaría 10.000.000.000 de dólares cada 24 horas. Nosotros nos preguntamos ¿Quién está detrás de estas compras? Hoy, cuando los hombres se vuelven insensibles, la crisis toma control de los pueblos. ¿Dónde quieren llegar? Nosotros lo sabemos, al Armagedón (la tercera guerra mundial).

El costo de la guerra de nuestro mundo, ha llegado a tales proporciones astronómicas que son pocas  los capacitados para comprenderlo. Solamente a través de ilustraciones, pues uno comprenderlo, poco. Si cada segundo un hombre depositara en su caja registradora un dólar durante un periodo de aproximadamente 172 años, el total equivaldría al gasto militar  diario del mundo. Si la tercera parte de todos los pobres del mundo entregaran su salario, la cantidad no sería suficiente para pagar el costo anual de la guerra.

¿Cuándo costaron las 250 guerras que se han efectuado en el mundo desde  1945? Sin contar la segunda guerra mundial, que se declaró el 7 de diciembre de 1941, y continuo hasta que los japoneses se rindieron el 2 de septiembre de 1945.

Las almas que se perdieron valen muchos más que los materiales destruidos. ¿Dónde están éstas almas?. El mundo entero ha estado en guerra. Las páginas históricas revelan que Rusia se ha mantenido en guerra durante u 75 por ciento del tiempo durante los últimos siete siglos. Francia y Gran Bretaña se han visto involucrados en guerra más de un 50% de los últimos siete siglos.

Un estadista noruego dice que en 5560 años de historia, el hombre ha librado 14531 guerras. Esto representa más de dos guerras por año. Durante 885 generaciones, hemos sido testigos de solamente “diez años de paz completa”. Más de 600.000.000 de hombres han marchado hacia los campos de batalla del mundo para no regresar nunca jamás.

“la humanidad tiene que acabar con la guerra; o la guerra acabara con la humanidad”

Jhon F. Kennedy.

“En la próxima guerra  nadie podrá contar don vida suficiente para enterrar los muertos”

(Ez. 39:11-12) J. Roberto Oppenheimer.

“No hay defensa en la ciencia contra las armas que pueden destruir la civilización”

Albert Einstein.

“Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino… porque habrá gran tribulación, cual no ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá”

El hombre no puede detener la guerra porque no quiere aceptar la razón y causa de la guerra, y tampoco quiere aceptar el remedio. Dios dice: “¿De dónde viene las guerras y los pleitos entre vosotros? ¿No es de vuestras pasiones, las cuales combaten con vuestros miembros?” (Stg. 4:1).

Dentro del hombre hay egoísmo, egolatría. Esta es la causa de aquello que Dios llama al pecado. Fundamentalmente, el pecado es la búsqueda de lo propio, el esfuerzo por marchar en el camino del capricho propio con la espalda vuelta a Dios. Por causa de esta naturaleza egoísta con la cual nacimos, no podemos tener paz real con nosotros mismo, ni con nuestros vecinos, ni con otras naciones.

Alguien dijo: “¿Qué es lo malo que tiene el mundo?” Y el mismo respondió sinceramente: “Yo soy lo malo que tiene el mundo”.

“Hemos tenido nuestra última oportunidad. Si no inventamos un sistema mejor y más equitativo, ARMAFEDON está a las puertas.”                                                            Douglas Macarthur