El propósito soberano e ilimitado de Dios se ve en el ordenamiento de las cosas  hechas.